Oftalmología Infantil

Home » Oftalmología Infantil

Nuestro SERVICIO DE OFTALMOLOGÍA INFANTIL está conformado por un equipo humano y profesional de excelencia, con expertos que trabajan para proporcionar un diagnóstico temprano y un tratamiento oportuno.

Sabemos que los primeros años de vida son fundamentales para el desarrollo de la visión, y por esto el cuidado oftalmológico de los niños es tan importante.

Ofrecemos estudios, valoraciones y tratamientos de patologías pediátricas. Nuestra meta es lograr un buen desarrollo visual del paciente, permitiendo así un adecuado desempeño escolar y social.

Staff

Dra. Acosta, Luciana
M.P. 33924 M.E. 16845
Dr. Del Rivero, Alejandro
M.P. 20856 M.E. 6730
Dra. Elías, Mariela Viviana
M.P. 27328 M.E. 13420
Dra. Lahoz Ibaceta, María José
M.P. 35698 M.E. 18782
Dra. Gorostiaga, Luciana
M.P. 27459 M.E. 12080
Dra. Vidotto, Nieves
M.P. 34047 M.E. 15969

¿Cuáles son nuestros objetivos?

1) Brindar una ATENCIÓN PEDIÁTRICA DE EXCELENCIA. Nivel profesional y equipamiento de última generación.

2) Organizar TAREAS DE PREVENCIÓN que posibiliten diagnósticos tempranos de anomalías oculares frecuentes.

Nuestra meta y eje primordial:

Proporcionar al paciente pediátrico un diagnóstico temprano y un tratamiento oportuno, para así lograr un buen desarrollo visual, permitiendo un adecuado desempeño escolar y social.

Atenciones y Estudios

  • Examen oftalmológico completo del niño, con atención de primer, segundo y tercer nivel de complejidad.
  • Detección, tratamiento y seguimiento de la Retinopatía del Prematuro. 
  • Estudio Bajo Anestesia general (EBAG) 
  • Cirugías: sondaje de vía lagrimal y estrabismo.

¿Por qué es tan importante la óptima salud visual del niño?

El sistema visual en el niño es inmaduro al nacimiento y se va modificando, por crecimiento y maduración, rápidamente durante el primer año de vida y luego, mucho más lentamente, hasta la pubertad. 

Cualquier obstáculo que impida la formación de imágenes nítidas en el ojo en la niñez, un período crítico de desarrollo visual, producirá alteraciones irreversibles en la visión. Por esto, son tan importantes los controles visuales pediátricos.

El objetivo principal es evitar la ambliopía. Eso se logra con exámenes periódicos desde el nacimiento y toda la edad escolar.( ver Procedimiento Oftalmológico).

¿Cuándo hay que ir al oftalmólogo?   

Siguiendo el Protocolo de Control de la Sociedad Argentina de Oftalmología Infantil (SAOI), se recomiendan los siguientes controles de rutina: 

  • 1° Control: Durante el primer mes de vida 
  • 2° Control: A los 6 meses 
  • 3° Control: Al año
  • 4° Control: A los 3 años
  • 5° Control: A los 5 años ( al ingreso escolar)
  • Próximos controles: cada 2 años hasta cumplir los 14 años.

Signos de alerta:

Además de los controles rutinarios ya mencionados, es conveniente realizar la consulta oftalmológica en caso de derivación por parte del pediatra o en presencia de signos de alarma como:

– Desviación de uno o ambos ojos (Estrabismo).
– Sensación de picor en los ojos (Prurito ocular).
– Parpadeo frecuente o movimientos bruscos de los ojos (Nistagmus).
– Pupila blanca (Leucocoria).
– Enrojecimiento y dolor ocular.
– Cefalea, lagrimeo o cansancio luego de esfuerzo visual.
– Disminución de la visión (evidenciada por un acercamiento a los objetos para leer).
– Orzuelos y conjuntivitis frecuentes.
– Dolor de cabeza con el uso de la computadora.
– Molestias con la luz.

¿Qué patologías o problemas visuales suelen detectarse?

Entre las principales patologías que vemos normalmente en la consulta pediátrica podemos destacar los defectos de refracción, ya sea hipermetropía, miopía o astigmatismo. Es común que a muchos niños se los tilde como malos estudiantes, cuando en realidad tienen problemas y molestias en su vista.

Otras anomalías estructurales oculares como el glaucoma congénito, la catarata congénita y opacidades corneales y el estrabismo. Todas ellas constituyen causas que van a generar en mayor o menor grado un retraso en la maduración visual y por tanto ambliopía, también conocida como ojo vago y que afecta al 4 por ciento de los niños en edad escolar.

Debemos tener en cuenta que cuanto más precoz sea el diagnóstico más eficaz va a ser el tratamiento y mejor el pronóstico visual de niño. La visión que no se gana durante la infancia no se va a recuperar posteriormente en la edad adulta.

Tanto al final como al inicio del curso escolar son momentos muy buenos para realizar una exploración oftalmológica completa y asegurarnos así un buen rendimiento del niño durante el año escolar. 

Un apartado especial: LA AMBLIOPÍA

La Ambliopía –ojo vago– es la mala visión de uno o ambos ojos debido a una falla en el desarrollo visual en los primeros años de vida. Si no se trata a tiempo puede ser irreversible.

Es la patología más común en cuanto a discapacidad visual en la niñez. La padecen 2 a 3 de cada 100 niños.

¿Cuáles son sus causas? Los vicios de refracción (miopía, hipermetropía, astigmatismo), estrabismo, catarata congénita, opacidades de la córnea y lesiones de los párpados.

¿Cuáles son sus síntomas? Suele pasar inadvertida. Los niños que la padecen no presentan ningún síntoma.

Es necesaria una evaluación oftalmológica periódica, durante los primeros años de vida, para diagnosticarla.

¿A quién puede afectar? Todos los niños pueden ser afectados. El riesgo aumenta en prematuros, en niños con enfermedades genéticas y en caso de antecedentes familiares de afecciones oculares.

¿Cuándo y cómo se trata? El tratamiento de la ambliopía es más efectivo cuando se hace antes de los 7 años de edad. Consiste en la corrección de la patología que impide el desarrollo visual del ojo comprometido por medio de anteojos o cirugía, asociado a la Oclusión  del ojo sano para potenciar su estimulación.

RECORDAR

  • La ambliopía es la principal causa de disminución visual en niños.
  • Puede producir discapacidad visual permanente si no se trata a tiempo.
  • No produce síntomas.
  • Puede prevenirse por medio de controles oftalmológicos periódicos en los primeros años de vida.
  • El tratamiento es más efectivo si se aplica en edad preescolar.
  • El tratamiento oclusivo con parches oculares es el de mayor eficacia junto al tratamiento de la causa desencadenante.
Pacientes Obstetricia


Trabajá con Nosotros
Pacientes del Interior