Nefrología Infantil

Home » Nefrología Infantil

El SERVICIO DE NEFROLOGÍA INFANTIL atiende a pacientes con enfermedades renales en la infancia. La asistencia médica supone un abordaje integral, desde la promoción de la salud renal, hasta la prevención de la enfermedad, su diagnóstico, el tratamiento y rehabilitación de los enfermos renales.

Staff

Dra. Selva, Verónica Silvana

La Nefrología Pediátrica es la especialidad que aborda las enfermedades del riñón y de las vías urinarias en pacientes infantes.

El Servicio de Nefrología Pediátrica realiza:

PROCEDIMIENTOS Y CONSULTAS MÁS FRECUENTES

ESTUDIO DE LA FUNCIÓN RENAL

Consiste en un conjunto de pruebas bioquímicas, mediante las cuales se busca interpretar indicadores, para conocer y evaluar el estado de la función del riñón. Esta prueba es realizada en caso de:

  • Glomerulonefritis: inflamación del glomérulo (formado por grupos de vasos sanguíneos dentro del riñón que ayudan a eliminar los desechos y el agua sobrante). Los síntomas más habituales de esta patología son: orina roja o de color marrón oscuro, disminución en la formación de orina, incremento en el esfuerzo respiratorio, cefalea, hipertensión, cansancio excesivo, palidez de piel, mucosas y edemas. 
  • Insuficiencia renal aguda: pérdida súbita de la capacidad de los riñones para eliminar el exceso de líquido y electrolitos, así como el material de desecho de la sangre. Aunque suele ser reversible, la severidad es variable y puede requerir tratamiento sustitutivo de la función renal durante un tiempo. Una de las causas más frecuentes es el síndrome urémico hemolítico. Si bien no tiene una sintomatología clara, la persona afectada puede manifestar hipertensión, nausea y vómitos por el aumento de productos tóxicos en sangre, decaimiento general, disminución de la cantidad de orina, edemas. 
  • Pielonefritis: se trata de una infección urinaria en los riñones, cuya causa más frecuente son las bacterias (bacteriana). Sus síntomas más habituales son: fiebre, vómitos, dolor lumbar, alteración del estado general y molestias para orinar.

DIÁLISIS PERITONEAL AGUDA (DPA)

Este procedimiento tiene el fin de sustituir a los riñones cuando éstos no son capaces de realizar sus funciones de purificar o limpiar la sangre. Esto puede deberse a una enfermedad crónica del riñón o a una falla aguda en la función renal. 

  • Retira excedentes de sal, agua y productos de desecho para que no se acumulen en el cuerpo
  • Mantiene niveles seguros de minerales y vitaminas 
  • Ayuda a controlar la presión sanguínea

PATOLOGÍAS QUE TRATAMOS

Además de las ya mencionadas, abordamos las siguientes afecciones renales:

  • Manifestaciones clínicas de la enfermedad renal en la infancia: Hematuria, Proteinuria y Poliuria. 
  • Infección de vías urinarias en la infancia. 
  • Trastornos miccionales y enuresis en la infancia. 
  • Litiasis renal e hipercalciuria idiopática.
  • Enfermedades glomerulares y tubulointersticiales.
  • Afectación renal en las enfermedades sistémicas.
  • Alteraciones del agua, electrolitos y de la regulación acido-básica.
  • Anomalías del riñón y de las vías urinarias.
  • Hipertensión arterial en niños y adolescentes.
  • Insuficiencia renal aguda.
  • Enfermedad renal crónica en la infancia. Diagnóstico y tratamiento conservador.
  • Enfermedades quísticas renales. 
  • El riñón del recién nacido.
  • Compromiso renal en las enfermedades congénitas y cromosómicas.
  • Asesoramiento familiar ante sospecha prenatal de patología renal y/o de las vías urinarias.

ACTIVIDAD ACADÉMICA

Desde Clínica y Maternidad del Sol estamos convencidos de que la formación debe ser constante y que el camino de aprendizajes es interminable. En el Servicio de Nefrología Infantil trabajamos en este sentido:

  • Docencia de Posgrado.
  • Participación en Ateneos de Pediatría.
  • Ateneos interdisciplinarios.
  • Formación continua mediante asistencia a Conferencias y Congresos nacionales e internacionales de la especialidad.

¿CÓMO REDUCIR EL RIESGO DE TENER UNA ENFERMEDAD RENAL?

LAS 8 REGLAS DE ORO PARA CUIDAR TU RIÑÓN

1) Mantenerte en forma y activo

Es fundamental realizar actividad física o algún deporte. El ejercicio ayuda a reducir la presión arterial y, por lo tanto, reduce el riesgo de enfermedad renal crónica.

2) Mantener una ingesta de líquidos saludable

Consumir mucho líquido ayuda a la limpieza que realizan los riñones, al manejo del sodio, la urea y toxinas del cuerpo. Esto, a su vez, se traduce en un riesgo significativamente menor de desarrollar enfermedad renal crónica.

3) Controlar la presión arterial

Los niños también deben controlarse la TA una vez al año en cada visita al pediatra a partir de los 3 años. Los controles deben ser más seguido si tienen factores de riesgo como diabetes, sobrepeso, prematurez o enfermedad renal. Los valores difieren de acuerdo al sexo, a la altura del paciente y la edad.

4) Comer saludable y mantener tu peso bajo control

La obesidad es mala y debe ser evitada sin importar la edad. Comer saludable y tener un peso acorde a la talla permite prevenir la diabetes, enfermedades cardíacas y otras condiciones asociadas con la enfermedad renal crónica. Se aconseja comer frutas y verduras.

5) Reducir el consumo de sal

Evitar el agregado de sal en la comida. Consumir preferentemente comida “casera”, ya que es más sana y tiene menos sal que los alimentos procesados y envasados. 

6) Mantener el control regular del nivel de azúcar en sangre

Aproximadamente la mitad de las personas que tienen diabetes desarrollan daño renal, por lo que es importante en estos casos realizar pruebas regulares para comprobar tus funciones renales. El daño renal por la diabetes se puede reducir o prevenir si se detecta a tiempo. 

7) No fumar

Fumar retarda el flujo de sangre a los riñones. Cuando menos sangre llega a los riñones, más perjudica su capacidad para funcionar correctamente. Fumar también aumenta el riesgo de cáncer de riñón en un 50 por ciento. Ser fumador pasivo también es fumar.

8) No tomar pastillas de venta libre con regularidad

Algunos medicamentos comunes como fármacos antiinflamatorios no esteroides (ibuprofeno, diclofenac, aspirina) causan daño renal si se toman regularmente. Estos medicamentos probablemente no representan peligro significativo si los riñones son sanos y se usan sólo para casos de emergencia, pero si se trata de dolor crónico (como artritis o dolor de espalda) es conveniente comunicarse con tu médico para encontrar una forma de controlar el dolor sin poner en riesgo tus riñones.

Pacientes Obstetricia


Trabajá con Nosotros
Pacientes del Interior