Novedades

Home » Novedades » Golpes de calor

Llegó el verano:
Cuidado con los golpes de calor!!

Ya estamos en Diciembre. El sol está muy fuerte y las temperaturas son muy altas.

Es muy importante seguir con nuestra vida cotidiana, sí, pero atendiendo a los pedidos de nuestro cuerpo. 

Desde Clínica y Maternidad del Sol queremos que disfrutes el verano, pero cuidándote de los golpes de calor. En estas situaciones, el cuerpo tiene dificultad para regular su temperatura.

Un golpe de calor puede anticiparse por el agotamiento previo, que se reconoce por: sudoración excesiva (en los bebés la piel está muy irritada); sensación de calor sofocante; sed intensa y sequedad en la boca; calambres musculares; agotamiento; cansancio o debilidad; dolores de estómago; inapetencia, náuseas o vómitos; dolores de cabeza; irritabilidad (en los más pequeños, un llanto inconsolable); mareos o desmayo. Este estado puede detectarse para prevenir una situación más grave. 

Síntomas.

El golpe de calor tiene varios síntomas: 

  • Temperatura del cuerpo a 39°, 40° o más. 
  • Piel enrojecida, caliente y seca. 
  • Respiración y frecuencia cardíaca acelerada.
  • Dolor palpitante de cabeza.
  • Alteración del estado mental y del comportamiento.
  • Vértigos, mareos, desorientación, delirios, confusión o pérdida de conocimiento.

Factores de riesgo y recomendaciones.

Según el Ministerio de Salud de la Nación, cualquier persona puede sufrir un golpe de calor. Pero quienes son más propensos a padecerlos son los bebés, los niños pequeños, los mayores de 65 años de edad y quienes tienen enfermedades crónicas, respiratorias o cardíacas, hipertensión arterial, obesidad y diabetes.

Es importante tener en cuenta las siguientes recomendaciones, sobre todo para cuidar a los más vulnerables:

  • Consumir abundante agua.
  • En caso de bebés lactantes, darles el pecho más frecuentemente.
  • Evitar bebidas muy frías o calientes.
  • Evitar cafeína o azúcar en exceso.
  • Evitar comidas pesadas de difícil digestión.
  • Reducir la actividad física en los horarios de mayor calor.
  • Permanecer en lugares ventilados y frescos.
  • No excederse en bebidas con alcohol, ya que aumentan la temperatura corporal y las pérdidas de líquido.
  • Evitar esfuerzos físicos o actividades deportivas exigentes.
  • Sentarse y descansar cuando se sientan mareos o fatiga.
  • Vestirse con ropa holgada, liviana, de algodón y colores claros. Ropa que permita la transpiración, el principal mecanismo de refrigeración del cuerpo. 
  • Mantener frescos a los niños: mojarles el cuerpo con frecuencia.
  • No permanecer con ellos dentro de un vehículo estacionado y cerrado.
  • Proponer juegos tranquilos.
  • Evitar exposiciones prolongadas al sol, y en horas centrales del día (de 10 a 16 horas).
  • Cubrirse adecuadamente piel, cabeza y ojos con ropa, sombreros o gorros y gafas de sol. 
  • Prestar especial atención a los niños y ancianos. 

¿Qué hacer ante un agotamiento o golpe de calor?

En caso de presenciar un golpe de calor, debes, en principio, trasladar a la persona afectada a la sombra. Colocala en posición horizontal con la espalda recta y las piernas levantadas, para favorecer la circulación de la sangre.

Refrescá inmediatamente su cuerpo. Humedecele el rostro con una esponja o paño húmedo, pero no le des de beber si se encuentra inconsciente porque podrías ahogarla. Llevala inmediatamente hasta el Centro de Salud más cercano, sobre todo si su temperatura no desciende, presenta pulsó débil y palidez.

Disfruta el verano cuidándote!! Es un consejo de Clínica y Maternidad del Sol

Comments are closed.

Pacientes Obstetricia


Trabajá con Nosotros
Pacientes del Interior